El impacto del iPhone (y otros smartphones) en nuestra forma de vida

La llegada oficial de la telefonía móvil a España está fechada en el año 1976. Se produjo con el servicio TAV (Teléfono Automático de Vehículos) y estaba limitado a su uso dentro de vehículos en las ciudades de Barcelona y Madrid. Desde entonces esta tecnología ha avanzado a pasos agigantados y desde el año 2.006 hay más líneas de móvil que habitantes en nuestro país.

Muchas cosas han cambiado desde la llegada de los primeros teléfonos móviles y gracias al avance de la tecnología podemos decir que nuestra vida entera ha cambiado. Los móviles actuales no sirven únicamente para hacer llamadas, sino que nos mantienen conectados a Internet en todo momento, nos permiten comunicarnos a través de diferentes canales, consumir todo tipo de información, jugar a todo tipo de juegos (desde juegos de tipo puzzle o plataformas, hasta otros que antes estaban limitados a espacios muy concretos como pueden ser los juegos de azar tipo ruleta o póker) e incluso comprar cualquier tipo de producto desde prácticamente cualquier lugar en el que nos encontremos y recibirlo cómodamente en casa.

El impacto del iPhone en nuestras vidas

Después de la llegada de los primeros móviles, la llegada del iPhone en 2.007 supuso un antes y un después. Los smartphones empezaron a quitarle protagonismo a los móviles “normales” y en la actualidad es raro ver a una persona que no lleve siempre encima su smartphone.

Los smartphones han conseguido revolucionar los hábitos de la sociedad en muy poco tiempo

Estos “teléfonos inteligentes” han conseguido cambiar muchos de nuestros hábitos en pocos años. Hace no demasiado tiempo era habitual hacer una llamada para comunicarnos rápidamente con cualquier persona. Llamada que deberíamos pagar según la ubicación de esa otra persona. En la actualidad esto ya no es así, aunque se siguen realizando llamadas de voz normales, es más habitual escribir a través de apps de mensajería instantánea como WhatsApp o Telegram, enviar mensajes de voz a través de las mismas apps o incluso hacer videollamadas. Todo ello sin tener que pagar por esa comunicación concreta, gracias al uso de Internet para ese tipo de comunicaciones.

Pero la forma en la que nos comunicamos no es lo único que ha cambiado en estos años. La popularización de la web móvil y la llegada de la App Store en 2.008 abrió la senda para un montón de nuevos servicios que han conquistado nuestra vida. Las apps han hecho posible que hoy en día sea posible pedir comida directamente desde nuestro smartphone gracias a apps como Just Eat. Que podamos comprar prácticamente cualquier producto a través de las apps de Amazon o Aliexpress y lo recibamos en la dirección que deseemos cómodamente.

Apps iPhone

Incluso que podamos jugar videojuegos de casino referentes a nuestros superhéroes favoritos al estilo de tragamonedas, ruleta o slots como es el caso de Casino.com. Cuando antes teníamos que salir de casa e ir a un casino físico para poder ganar dinero. Aunque, por supuesto, hay otros juegos que nos obligan a levantarnos del sofá y salir, como por ejemplo el Pokémon GO de Niantic, Inc que nos anima a salir a cazar criaturas virtuales para avanzar en el título.

Los smartphones también nos han permitido llevar encima la mejor cámara de foto y vídeo posible, la que tenemos siempre a nuestro alcance. Esto nos permite guardar todos nuestros recuerdos, editarlos al vuelo si es necesario y compartirlos con personas que puede que estén a miles de km, pero que posiblemente lo vean al instante.

La información ahora fluye más rápido que nunca. Gracias a redes sociales como Twitter, Facebook o incluso otras como Instagram o Snapchat, podemos conocer al momento lo que está ocurriendo en cualquier parte del mundo. El streaming de vídeo nos permite seguir un evento en directo con un retraso de muy pocos segundos. Además, este tipo de servicios han permitido que todos nosotros podamos ser generadores de información y crear comunidades a nuestro alrededor de personas interesadas en lo que tenemos que contar; algo que hasta hace muy pocos años estaba limitado a empresas de comunicación masivas con abultados presupuestos.

No hay duda de que el mundo en el que vivimos ha cambiado mucho desde el boom de los smartphones provocado en sus inicios por el iPhone de Apple. La compañía de Cupertino llegó con su primer “teléfono móvil” en un momento en el que esta industria estaba un tanto estancada, consiguió darle un gran empujón y gracias a ello hoy en día tenemos los smartphones que tenemos.

Este impulso logró además que millones de desarrolladores en todo el mundo se lanzasen a crear servicios y apps móviles de todo tipo. Gracias a ellos podemos jugar desde nuestros dispositivos contra personas de cualquier lugar del mundo en todo tipo de juegos, comprar cómodamente desde el sofá o comunicarnos con cualquier persona del mundo por poner algunos ejemplos.

¿Qué nos depararán los próximos años? ¿Seguiremos avanzando al ritmo que lo hemos hecho hasta ahora? No sabemos qué pasará, pero desde luego esperamos que Apple y otros fabricantes de hardware sigan mejorando los dispositivos para que los desarrolladores de software puedan seguir creando servicios y apps que nos permitan sacar todavía más provecho a estos dispositivos sin los que hoy no podríamos vivir.

También te puede interesar

Enviar un comentario